VARIOS


ADVERTENCIA

Las fotos que se insertan en este blog son propiedad de: Jorge Eduardo Lastra Nedwetzki (excepto las tres primeras a la izquierda de esta página). Están tomadas en diferentes paises: España, Portugal, Francia, Alemania, Austria y Venezuela. Las de éste último país son de : Arturo Guillermo Lastra Nedwetzki.

La supervisión técnica del blog está a cargo de: David Alejandro Lastra Nedwetzki.

MIS POEMAS FAVORITOS :
180Susurros del viento.181Balada de otoño. 182La oscuridad es el manto. 184He anclado mi barco. 185Toda hermosa. 186Busca el mar. 29El poeta ha muerto.
Después añadiré otros.

Esto, por supuesto, es subjetivo; cada ser tiene su propia percepción y pocas veces somos iguales en ello

Están situados en Octubre 2009, noviembre 2009 y Junio 2006 la última.

ANUNCIO:Estas mismas poesías pueden leerse en:
http://pateremon2.wordpress.com/

Tambien en: http://pateremon2.tumblr.com/


---------------------------

lunes, 10 de julio de 2006

41Sonata de amor.(del libro Transparencias 1973)





(Al Amor Hermoso)



El sendero triste, largo, lejos pasa.
El silencio impera, sufre, calla.
La virgen ardiente, juvenil y bella,
con aire de reina, ama, sueña.
Y viene la noche, clara, serena.
El amante invade, el amor impera.
La niña dormida, sale, vuela.
Estrecho es el aire para su carrera,
enorme al espacio al ser que la espera.
Y cuando cansada, descansa, le besa,
sus ojos se abren, se mojan, se cierran.
Un susurro baja, un suspiro vuela,
la noche les canta suave su queja.
No importa. no es nada, tan sólo es ella.
Su sombra se afina, se encoge, asemeja.
Las figuras hablan, los seres se besan.
Tierno, dulce encanto, soñolienta entrega
ardientes los labios que firmen se estrechan.
Templa ya el sentido, el camino espera;
las sombras calladas, se alejan, se alejan.
Ved la lejanía, la infinita estrella.
La paz del camino, bondad y belleza.
Sonata de amor al cielo se eleva.
Que suave que firme, espera, espera.
Tu acento, tu himno, me agrada, me alegra.
Detén el camino, descansa y sueña.
Sonata invisible, sublime quimera,
los hechizos grandes, las grandes promesas;
juveniles años, vividlos sin pena.
Amor infinito de todo hacia todo,
elocuencia grande ¡qué silencio lleva!
Sonata de amor, palabras y letras.
Guardad vuestro encanto en todas, en ellas.
Se marchita el árbol por no tener tierra.
Se agota la hierba que el agua no riega.
Se marcha el amor, se pierde, se aleja.
Un mundo lo mata¡qué importa que muera!
Si chocas, si dañas, al tiempo que alegras.
Sonata, sonata, sin música, vedla,
oídla, tocadla, sentidla, queredla.
La luna callada, inmensa refleja
no importa que hagas, no importa que seas,
si siendo nos bastas, si siendo nos llenas.
No importa el influjo, importa belleza.
¿Qué hay sino hay nada?¿Qué hay si no queda?
La virgen esconde su rostro en la hierba;
un suspiro gime en su boca tersa.
Sus manos lo estrecha, sus ojos le besan.
No importa el mañana, lo vulgar, las penas.
Sólo hay un instante y el instante es ella.
Sonata de amor detén el momento
la niña cansada que pide sustento,
sustento de amor, amor siempre eterno.
No dejes que pase la vida sin verlo.
No olvides la calma, ni sus sentimientos.
No importa que digan: no sirve no es bueno.
No hay amor y nada puede sin él serlo.
Sonata de amor, llévate el recuerdo.
La niña cansada retornó a su sueño.
El galán se ha ido, pasó ya el momento.
Que ensueño querido le dejó su acento.
La virgen reposa, le agrada su lecho.
La calma infinita de sentirse amada
inflama sus venas, invade su alma.
Reposa en su sueño, llorando, queriendo
y a la vez amando todo lo que es bueno.
No te vayas nunca sublime embeleso,
no dejes el alma vacía al deseo.
El deseo mata, si es satisfecho.
El amor es vida, el amor es bueno.
Sublime, agradable, incansable, eterno.
Sonata de amor, retorna a tu imperio.
Que vuelvan las noches, los días serenos.
Los dormidos despierten al sueño
suave y tranquilo de su gran silencio.
No nos dejes aire, no nos dejes cielo,
no nos dejes luna, espacios, esteros,
no nos dejéis sólos, somos parte vuestra.
Sonata de amor, sonata te quiero.
Líbranos del fango, del abismo enfermo.
Ábrenos las puertas a tu mundo bueno.
No nos dejes nunca, eres un consuelo.
La virgen dormida de respirar lento,
sonríe anhelante viviendo el recuerdo.
Adiós siempre hermosa, adiós que ya vuelvo.
De tu cuerpo el calor infinito ya tengo.
Diste al mundo la calma, la esperanza y color
que da al cuerpo y alma la sonata de amor.


6 comentarios:

alfa dijo...

Maravilhoso, Lastra, adorei a sua poesia. Queria agradecer o facto de me ter visitado, espero que se tenha sentido bem lá em casa, quando voltar mesmo que eu não esteja entre, sente-se e leia qualquer coisa, que eu logo apareço. aproveitei e também me fiz fã do seu blog pateremon3 porque adoro filosofia. Voltarei, bjs

Jorge Antonio Lastra dijo...

Moito obrigado por convite;
irei e gostarei da sua hospitalidade.
Obrigado, tambem, pelas suas palavras em minha poesia.

Saudos e amizade.
Jorge A Lastra

Notas & Notícias dijo...

Jorge, passei por aqui e achei seu blog o maximo.

Parabéns!!

Abraço

Jorge Antonio Lastra dijo...

Ben vindo e obrigado, farei o messmo, irei o seu blog, falaremos.

Saudos e amizade
Jorge A Lastra

Princesa.triste.115 dijo...

Estupenda poesía.
Me gusta entrar en tu blog y leerte, recrearme en esas palabras escritas con tantos sentimientos.

Un abrazo

Jorge Antonio Lastra dijo...

Gracias Princesa, seguiré tu pasar y te visitaré.

Saludos y cariños
Jorge A Lastra