VARIOS


ADVERTENCIA

Las fotos que se insertan en este blog son propiedad de: Jorge Eduardo Lastra Nedwetzki (excepto las tres primeras a la izquierda de esta página). Están tomadas en diferentes paises: España, Portugal, Francia, Alemania, Austria y Venezuela. Las de éste último país son de : Arturo Guillermo Lastra Nedwetzki.

La supervisión técnica del blog está a cargo de: David Alejandro Lastra Nedwetzki.

MIS POEMAS FAVORITOS :
180Susurros del viento.181Balada de otoño. 182La oscuridad es el manto. 184He anclado mi barco. 185Toda hermosa. 186Busca el mar. 29El poeta ha muerto.
Después añadiré otros.

Esto, por supuesto, es subjetivo; cada ser tiene su propia percepción y pocas veces somos iguales en ello

Están situados en Octubre 2009, noviembre 2009 y Junio 2006 la última.

ANUNCIO:Estas mismas poesías pueden leerse en:
http://pateremon2.wordpress.com/

Tambien en: http://pateremon2.tumblr.com/


---------------------------

lunes, 10 de julio de 2006

121 A Ruben Dario. (del libro Temas 1977)





El poeta nació
con sensibles entrañas
y se hizo escaleras 
que bajaran al alma,
para unir a lo eterno
con la tierra sin paz.

El poeta subió 
a las nubes de agua,
cabalgó por los cielos
en corceles de plata,
exhaló con las gotas
rebasando el azul;
y en el rayo que emana
de la reina azulada,
resbaló por la noche
hacia el rey de la luz.

El poeta se hizo
con el viento sendero
y evocó de las hojas
la sonata inmortal,
las condujo suaves
hacia el seno de vida
y en la mies sumejido
reverberó en el pan.

El poeta bañó
con la espuma las playas,
se rompió con las rocas
en sonoro cantar,
convertido en blancura
remontó las alturas
y anegando lo oscuro
se redimió en el mar.

El poeta brilló
un instante glorioso
asustando la esfera
con rugido integral;
hirió el manto dorado
de la tarde de otoño
y cansado del aire
se esfumó sin pensar.

El poeta durmió 
ante el ruido del hombre,
apagó su mirada
y no quiso gritar,
sólo puso un gemido 
de dolor en las almas
y la inmensa ternura
que no pudo encontrar

El poeta marchó 
hacia el sitio remoto
que tan solo en los sueños
se pretende evocar.
Unció el carro a la estrella
y al remontar la nada
entró al templo del alba
y no ha vuelto jamás...


120 Que cuando estuviste... (el libro Temas 1977)





Que cuando estuviste herida
junte color a tu vida,
dandote calor y anhelos.
Que cuando sentías falta de comprensión,
lisonjera, con la mirada cansada,
pusiste voz en mis manos.
Que cuando triste y furtiva
tu cuerpo y mi ser 
se unieron:
quise darte lo que soy,
pensé acabar con tus miedos,
unir en raudal tus sueños
y brindar lo que te falta;
pero huiste de ti misma,
de mi ser
y de mi ansia...


119 Si pequeña... (del libro Temas 1977)





Si pequeña, tus ojos
no miran
mis ansias, mi rostro
ni los males grandes
ni mis bienes rotos;
tu sientes, te alejas.
El mundo es la vida,
tu vida está llena.
¿Qué cansada buscas paz?
Yo la mía.
La fatiga es grande
la entereza vía.
Chiquilla, tan plena
cansada, callada,
aún dulce en tu pena:
Si sabes, si anhelas,
si tu ves al mundo
bajo tu tristeza:
mirame en el alma,
no lo que parezca; 
el mundo me manda,
me absorve y me lleva.
Nunca he visto tanto,
nunca vi y ahora,
la puerta entreabierta
del vivir me ahoga;
no quiero mirarle,
no quiere entenderle,
pero ya me arrastra,
sin querer, me vence...


118 Ausente, lejano y yerto (del libro Temas 1977)





Ausente, lejano y yerto,
cual querías.
Cansado, un rictus amargo, vano
que incrimina.
Una soledad sin din
de caminante callado.
Un eco de un ser amado
y una pena.
Un aire de reina enferma.
Lujosa su flor hermana.
Y un aire triste suspira
junto a su boca callada.
De profundis, de profundis,
un eco que llega al alma.
El tiempo de fe perdido
triste llama.
Me pregunta y la respuesta
se me escapa.
La joven tiene en los ojos,
lluvia de azucenas blancas;
la joven pasa sin verme,
la niña huye y escapa;
y la miro sin sentirlo,
cansada tengo ya el alma,
mis sentimientos heridos
al rictus doliente, callan.

117 Por favor... (del libro Temas 1977)





Oh, no, por favor, piedad, misericordia,
dejame ser un rato solamente.
Quiero vivir, quiero amar, quiero tenerla.
Dejame ser fantasma de su sombra.
Ilusión de sus desvelos.
Triste forma de un momento
en mis sueños.
Por favor, aparta el negro manto
de la nada.
Aparta las lisonjas y riquezas.
Dejame pobre, solo y desterrado.
Dejame triste,
pero no sin ella.
Aguarda un momento, nada más,
un instante,
el pasar del viento,
el rugido del tueno 
entra las sobras.
Dame tiempo, dame tiempo
para amar
que aún no estoy muerto.

116 Por ser .... (del libro Temas 1977)





Por ser no quisiste dar
y aunque pisé tus desvelos,
roce el aire de tus sueños
y perdiendome en tus goces,
abrí puerta a tu pesar,
mo pude con mi querer
entrar.

Y te fuiste sonriente
por el mundo,
entre tu gente,
perdiendote en donde estás:
por ver: no supiste amar
ni aún prestandote mis ojos,
dando razón a tu antojo,
queriendo que me quisieras,
en tu mirado primera
al mundo desconocido,
por ser tan humana, digo,
no supiste comprender
y riente o anhelante
sin saber lo que sentías,
te alejaste y te morías, 
pues quedandote, no sé,
si por querer entendías
el entender mi querer.
Y marchaste, casi huyendo,
con el día,
con el tiempo, hacia un triste amanecer.
Por no amar, te olvidaré,
y aunque se seque mi llanto, 
aunque grite de dolor,
aunque pierda sueño y vida:
mi adorada fantasía,
mi imitación de mujer,
no te volveré a querer...

115 Tu alma no está aquí... (del libro Temas 1977)





Tu alma no está aquí,
se te ve ausente
en algún rincón ignorado del mundo,
estás perdida.
¡Oh sueños de tu mente pasajera y frágil!
Llevame contigo al dulce lugar donde reposas.
Poder tener los cielos más brillantes,
las noches más aladas,
los rincones más puros, 
los silencios más largos,
las palabras profundas
y los secretos goces.
Irme lejos contigo
al solitario lugar donde están tus deseos,
ese mundo que callas con la boca
y dices con los ojos,
el que a todos se escapa
el que nadie conoce,
el que ocultas al resto
y, sólo yo conozco.

114 Mi hijo se vuelve...(del libro Temas 1977)





 Mi hijo se vuelve 
desde la ventana
y me hace señas
con sus manos de alpaca
para que vea el mundo
donde su sueño avanza:
y contemplo tres nubes,
todas llenas y blancas
que en impulsos del viento
se estremecen y avanzan
con sus formas inquietas 
y vastas.

Más abajo, en un monte
que al azul rompe y roza,
varios árboles juegan con sus hojas.
Y después un camino,
una casa, un sendero
y los gritos de un niño
desjugando a su perro.
Una moto se escurre
 contra el aire perfecto
y va dejando un humo,
azul, grasiento y terco;
pero Jorge, no habla,
absorto vive aquello,
es un mundo vibrante
sin sombra ni destello
de lo malo del hombre
que aún no alcanza 
su seno...

113 Mi hijo me llama...(del libro Temas 1977)





Mi hijo me llama 
desde la ventana,
abierta al sol 
al aire
y al enigma.

Su figura pequeña
en contraluz destaca
y sus rizos dorados
se expansionan  en sueños.

Con su mano señala
al horizonte vivo
donde esconde el destino
su jugada de acero;
e ignorante del signo
en su mundo tan bueno,
sólo juega en el aire
con el sol y el reflejo.

Y los pájaros lanzan
un soneto en gorgeos;
y le llega a sus ojos
el verdor y los cielos.

Y con su mano blanca
convertida en espejo,
me refleja su mundo,
tan simple y tan sincero
mientras sus ojos rien...
y sin pensar, lo quiero.


112 Mi hijo tiene una almohada... (del libro Temas 1977)





Mi hijo tiene una almohada;
blanca por dentro
y corazón por fuera,
toda llena de encanjes y de ensueños.
Cuanso la encuentra
entre sus brazo sueña
y le pinta castillos
y rescata princesas.
En un corcel dorado
por entra blancas nubes,
se traslada arrogante
con su faz de querube,
entre campos de estrellas
y galaxias azules.
O rescatando un sueño  
que flota por la nada,
se convierte en aurora
y se eclipsa en el agua:
Su almohada es una caja de bellas ilusiones,
toda llena de risas y canciones.
Su almohada es un objeto que guarda 
su esperanza.
Es caricia y cariño
de un sendero
que lo eleva a Dios
quien lo hizo bueno.


111 Surgí de las sombras...(del libro Temas 1977)





Yo surgi de las sombras 
de un inmenso infinito,
arrullado en el signo 
de un espacio mortal.
Sin pedir, ni quererlo
me transmutaron vida;
y hasta hoy soy un hombre
con sentido inmortal.
Y con los pies de barro
he engendrado otros seres,
y con la faz pequeña
ma he asomado al pensar.
Rodeado de inmenso
e increible concierto,
soy un algo del todo
que no muere jamás.
El misterio  me arrastra.
El misterio me ajena.
No se ha corrido el velo 
del secreto final.
Todo es duda en las sombras.
Todo es duda y silencio.
Todo canto y concierto
que no sé a donde va.
Y mi ser que penetra
más allá con su vida
y, mi alma que expande 
su deseo de paz,
infeliz en el tiempo
con albores de signo,
voy en rumbo al encuentro
de mi Dios que allá está.

110 Vanidad...(del libro Temas 1977)





¡Vanidad, orgullo mío!
Capricho de mi fortuna
y amparo de mi castigo.
Error ¡ay! humano signo
de lo humano.
Tiempo pasado es olvido.
Amor juvenil: pobreza.
Que largo morir es siempre
la tristeza...


109 Velos de esperanza. (del libro Temas 1977)




Velos de esperanza,
sublime alegría, 
eternos caminos
de mis grandes días.
Ansiedad de afecto
pasión de querer,
ente prisionero 
de aloranzas lleno
que en el munfo busca:
esperanza y fe.
Cansado del tiempo
por no haber vivido,
en errante signo
me siento caer
por buscar con ansía,
sin haber tenido,
el descanso amigo 
del ser.
Añoranzas suaves
de mi canto escapan
y pienso decirlas 
tan solo al papel;
que mis horas dulces
y recuerdos calle
y tan sólo queden
palabras en él.
Que soy vagabundo 
de escogido mundo.
que soy altanero
por mi proceder.
Que soy un mendigo
en busca de alivio
que por más que quiere
mo puede encontrar,
e implorra callado
al mundo riente, 
la razón ausente 
de su caridad;
y por faltarme
sin sentido voy.
Tanro que se anhela
tanto que se ansía,
tanto en fin persigo
que es mi gran temor,
llegar al olvido
sin hallar amor.
Buscando en silencio
en el tiempo, existo,
lo que no conozco 
quisiera saber;
el descanso ignoro,
la lucha si está;
y por donde quiera
que se van mis pasos
el camino pierdo
y me toca errar.
Perdido en el mundo
busco descansar.
¡Oh si ya supiera
cuanto tiempo queda!
¡Oh si no dudara!
¿sabría crear?
Soy como en desierto
en que nada crece
o cual fértil valle
donde todo es ya.
Soy como un oscuro
cmino del monte
o como la playa 
que se ha abierto al mar.
Soy como un contraste 
de verdad-mentira,
de pecado-gracia,
de bondad-maldad,
de alegría-pena,
de muerte y de vida
o de fe escondida 
en un más allá.
soy, en fin, un hombre
que sabe esperar.
Soy como una hiedra
que arraigada ve,
surgir en las sombres 
de una noche oscura, 
la luz de la vida
del amor, del ser.
No sé si lograrme
o ser a la vez:
vida, mundo y cielo,
calos, lucha y fe.
No sé si ser todo
de lo que no existe,
por querer saber
algo de lo mucho
que lo poco sé.
En fin, no estaría
esperanso verdad,
si yo no supiera
que la puedo hallar.
Y tal vez no fuera 
por donde ahora voy,
si no presintiera
que al no ser...
yo soy.
 _____