VARIOS


ADVERTENCIA

Las fotos que se insertan en este blog son propiedad de: Jorge Eduardo Lastra Nedwetzki (excepto las tres primeras a la izquierda de esta página). Están tomadas en diferentes paises: España, Portugal, Francia, Alemania, Austria y Venezuela. Las de éste último país son de : Arturo Guillermo Lastra Nedwetzki.

La supervisión técnica del blog está a cargo de: David Alejandro Lastra Nedwetzki.

MIS POEMAS FAVORITOS :
180Susurros del viento.181Balada de otoño. 182La oscuridad es el manto. 184He anclado mi barco. 185Toda hermosa. 186Busca el mar. 29El poeta ha muerto.
Después añadiré otros.

Esto, por supuesto, es subjetivo; cada ser tiene su propia percepción y pocas veces somos iguales en ello

Están situados en Octubre 2009, noviembre 2009 y Junio 2006 la última.

ANUNCIO:Estas mismas poesías pueden leerse en:
http://pateremon2.wordpress.com/

Tambien en: http://pateremon2.tumblr.com/


---------------------------

jueves, 26 de noviembre de 2009

249Soy caminante.











Soy caminante de muchos caminos.
Senderos oscuros.
Senderos de luz.

Soy viajante de varios destinos,
de un borde lejano a un mar siempre azul.

Soy compañero de pocos amigos
y si tengo momentos de paz y quietud,
los dejo en mi alma guardados adentro
pues tengo recelo de darlos al viento
que los lleva en sus giros al norte y al sur.

Caminante entonces,
caminante ahora.

Llevando en el alma diamantes y cruz,
dolida la imagen de hombre cansado,
por seres que pasan sin patria, en alud.

martes, 24 de noviembre de 2009

248Poema antiguo





Un brote de rosa perfumada
aún cerrada al viento del destino,
albo candor de seda reperlada
de satén fino.
Funda de verde manto inmaculado.
Tallo de luz cimbrante y repetido,
hojas de diamantes dibujados
en rocio.
Así quedó el alma impenetrable
al descubrir la belleza de una rosa;
rayo de sol, alimento de mañanas,
plenitud de estío.
Si una suave flor causa tal daño.
Si el mero despliege de verdad alivia.
Si el perfume de una rosa eleva la hermosura.
¿Como será el poeta que la roza?
O el hombre que la cuida cada día.
¿Cómo será el Ser que la pensó,
la vistió despacio en armonía,
la puso sobre tierra esperanzada
de anhelos de infinito?
Y juntó a su explendor todas las cosas
y a nuestro amar: destinos sin medida.
Todo se traduce a poesía...

lunes, 23 de noviembre de 2009

247Poema simple y triste



Mannheim, plaza de la torre del agua


En su iconoclasta mentira fabricada,
vive feliz pendiente de si mismo.

Como caracol cuya casa se arrastraba,
era dueño del mundo que quería.

Pero, ¿por qué hay siempre peros en la vida?:
unció el sol al gallo en la mañana,
de esas donde asoma su sonrisa el destino
y cortó de raíz la bella estancia
y su capa de armiño se tiñó de sangre
color vino.

No murió, no, resulto herido,
con profundas cicatrices en el alma
y su inconcluso ego desasido.

Su verdad se deslizó en espuma.

Su seguridad perdió sentido.

Su mundo se volvió pedazos
y sus íconos rompió vacios.

Y ahora ya no canta, está desnudo,
revuelto, asombrado y suprimido.

Los que antes lo amaron no lo miran,
si antes alguien lo oyó le cogió hastio.

Como era del pasar, en pasar queda.
 
Como no era del pensar, no tiene tierra
y la planta que sembró se aplana
en inútil disputa de miseria.

Hoy ya no es porque se ha ido
a sufrir al otro espacio sus querellas.

Ayer vivió con la frente muy alzada,
hoy ya no es siquiera una promesa....

viernes, 20 de noviembre de 2009

246Y dime por qué



¿Y dime por qué, cuando despierte,
con mi último sueño convertido en aurora,
pondré en tus manos mis dedos palpitantes,
de llorar a solas, sobre mi tiempo muerto,
en las alas de mis días y mis horas?

Llenaré de llanto el último vestigio de vida,
porque llorar será como libere mi camino,
ya que en llanto nací y en lágrimas vivido
una buena parte de mi historia.

Pero mi llanto que no empañó mejillas,
sólo queda en lo profundo donde existo,
allí guarda el recuerdo la amapola
que vivió tan sólo una tarde del estío.

Así fue el canto que canté en la tarde.
Y así será el fin donde resido.
Como fuente que mana del silencio
donde el amar se conjuga con destino.

jueves, 19 de noviembre de 2009

245Formador de nubes







Formador de nubes, herrero de silencios.
Creador de la guadaña de los aires.
Surtidor de los vientos.


Obrero del instante detenido de mi mente
y camino suave donde el desierto
despierta a la vida luego de la tormenta.


¿Quién hiere la arena donde pasa la brisa de la tarde,
dejando el arrullo de los cuerpos llagados,
por andar, en el surgir del tiempo,
dormidos en el mal que llevan escondido,
disimulado en el oscuro recinto del verbo?


Pensador de mil signos,
fruto de cien encuentros.
Instrumento de dudas,
Ser Eterno.
Alivia mi canto. 
Se mi alegría.
Preña mi acento con cantos de delicias
y suspiros de albas que renacen
después de la noche del alma
y del misterio del sentimiento muerto.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

244Desde lo profundo...






Bouzas, Vigo

Desde lo profundo de lo oscuro
mi alma eleva su canto hacia Ti,
como tren que el túnel devora
e inicia una etapa donde no está la luz;.
pero sabe que la vía lo lleva seguro
a la claridad del día.


Lento es el trayecto y ruidoso
el vagón donde va mi vida.




Pero sobre la montaña brilla el sol
con esplendor siempre renovado
y crecen los seres rociados
con el encanto de tu fuerza.


Un canto de amor desvelan mis entrañas.
Y un grito de repulsa sale de mi cuerpo.
Pero, en juego de cariño,
mis horas conjugas en tus sabias manos,
para adornar mi ser a la espera
de tu tiempo de gracia.


Mi Señor y mi Dios,
la esperanza se traduce en palabras.

martes, 17 de noviembre de 2009

243Camino de sueños





Caminos de sueños robados a la noche,
reposando en un oscuro halo de conciencia.
En forma misteriosa revuelven el mensaje
oculto de mi mente.


Cuales son sus pasiones descubriendo la vida
y paseando errores, sufrimiento y fatigas,
al abrir los volcanes de cosas y de días
que han muerto en la memoria de olvidos.


Sueños de formas endebles y lejanas,
ahítas de sentido, culpa o desacuerdos.


Juicios de otras tropas de risas y de llantos
que marcaron mi vida,
con un concierto inmenso
de parajes extraños
en años de silencios.



242Ocasión y evasión







La ruta es de todos y cada uno se hace su camino.

La distancia al final es siempre igual.

Nada puede cambiar tu ruta sino tu mismo.

Eres el tiempo de espera, la canción de la luz .

Eres camino en el mundo y sombra en el cielo.

Eres simiente de vida y escondida quimera.

Eres tú al que esperan el cielo y la tierra.

lunes, 16 de noviembre de 2009

241Mi alma se desnuda




Mi alma se desnuda ante el clamor del cielo
despojada de aquello que la pueda opacar.

Se levanta lavada por el mar de la vida
cuyas olas, callando, pretendía ignorar.

Solamente el impulso de llegar allá arriba.

El cantar de la alondra que anunciaba la paz.

La serena belleza del suspiro en lo eterno
y la fuente del día, cuya luz repetía:
¡puedes todo amar!

El ser tradujo el canto que recibe en silencio
con mil notas de fino y suave clamor.

Se fundieron sustancias con el tesón del viento,
uniéndose a mi vida, en un alto del tiempo,
mi destino y el Ente cuyo Ser es Verdad.

¿Qué más puedo pedir?,

¿Qué otra cosa querré?

Si el sutil descampado
donde todo es amado,
he podido vivir.



domingo, 15 de noviembre de 2009

240Rózame de llanto




Rózame de llanto si quieres perderme.
Júntate a mi olvido si quieres tocarme.
 En el silencio cobijamos la dicha y la suerte.
Amada mía, extraño ser que alimenta mi vida.
Sembradora de rosas que han estado marchitas.
Canción de la tarde y brisa marina.
Acojo tu estar, tu ser conmigo
envuelta en olor de primavera.
¿Eres tú aquella que pretende entrar en el lugar secreto
de mi tierra?.
Excavaré surcos en tu alma,
y abonaré de hijos la cosecha.
Y al juntarse tu espíritu en mi calma, surgirás,
en la unión purificada, del seno profundo
donde sueñas.
Cambiaré tu cantar en risas y esperanzas
y añorarás, sin quererlo, tus tristezas,
pues en el aire y las piedras de tu vida,
el camino de espinas será en quiebra.
Y así, sin promesas ni vacíos,
sino en actos y horas del pasar,
recogerás del humus el fruto y la cosecha
y con la risa en la cara, el alma y la mirada;
al pensarte y sentirme: 
¡me amaras!


239Destapas de mi olvido




Destapas de mi olvido los recuerdos y un beso,
sin ocultar el nombre donde mi ser creció;
cosechas del pasado los extraños momentos
las noticias y el tiempo que han formado mi yo.


Caminos imposibles de sembrar en el viento.
Senderos de razones que la pena guardaba.
y el suspiro del día donde el destino quita
el amor que esperaba.


Me oculté una noche, en lo oscuro del alma,
me guareció un espeso y profundo pesar.
Escapé de mi mismo, de mi ser y la calma
de la suave ternura que no pude encontrar.
Grité frente al sino oleadas de fuego.
El curso de los ríos intenté despertar.
Las estrellas contaba.
La razón no regía.
El ser todo temblaba.
Y del ligero surco que dejó mi cansancio
esperada y oscura, la canción renació.
Y se hizo un silencio tan distinto y tan denso
que, rompiendo distancias, y poblando desiertos
el pasado: 
...volvió.


sábado, 14 de noviembre de 2009

238Une a mi canto




Une a mi canto el palpitar de un sueño.
Más grande que la vida más tierno que el adiós.
Y regálale espacio para llenar el tiempo
de cosechas de hijos, de cantos y una flor.


Siembra siempre la brisa de ramos de gardenias,
de brotes de sonrisas donde viva la paz.
Y zurce la distancia con destellos de besos
que llevan al abismo hacia puentes de amar.


Dispérsame esas nubes que saben a borrasca.


Oculta en la distancia la guerra y el dolor.


Nuestro ser huela a vida, busca el bien de la calma
y resuena su canto en un día mejor.
Une a nuestras almas el infinito celo
de las cosas sublimes que quisiéramos dar.
Y cuando el final llegue a juntar la esperanza
y el deseo se cumpla de ver juzgado el mal:
arría la bandera del júbilo en tu falda
y haz rectos los caminos que van a la Verdad.


viernes, 13 de noviembre de 2009

237Agradece al viento



   
Agradece al viento su sendero de velos,
encubriendo en el tiempo su dulce pasar
y cual velas de blanco nenúfar abierto,
las nubes adornen el cielo y el mar.

El canto del suelo de verde recuerdo
susurre en el árbol su alegre canción
y esclavo del día, del sol y del tiempo,
alumbre sus ramas con la luz de una flor.

Quererse es guardarse para asuntos mayores,
reservarse sus cantos hacia el día mejor,
conservando en sus sueños lo bueno del alma
y el eterno sentido, allá adentro escondido,
que perfuma la fuente donde nace el amor.


236Una mirada oculta



Una mirada oculta… Una mirada opaca… 
Los ojos escondidos entre velos de nada. 
Una sonrisa triste. 
Una sonrisa amarga 
que produce destellos de glorias ya pasadas. 
Un rostro de amapola donde nada destaca 
y cruzas por la vida como reina en su casa.
Despertarás perdida cuando el tiempo se acabe.
Y llorarás sumida en lejanas verdades 
que duelen y carcomen lo que tú deseabas. 
Despertarás un día, despertarás cansada, 
por el Ser consumidas tus ausentes miradas; 
y una luz infinita, una luz que te abraza,
envolverá en su núcleo tus angustias robadas.
Recibe su riqueza, recibe su esperanza, 
que quita de tu mente lejanas ataraxias 
y graban en tu alma lo que siempre buscabas.
Y de una mirada oculta; 
y de una mirada opaca; 
y de una sonrisa triste; 
y de una sonrisa amarga: 
se borrara el recuerdo, 
se borrara tu nada, 
pues verás en La Mente  
cuanto, tú...  
has sido amada.


jueves, 12 de noviembre de 2009

235El portal donde oscuro





El portal donde oscuro languidece el viento  
y la noche arrulla su manto invernal;
la sonrisa cálida de vestal dormida
envuelta en la brisa de su mal menor,
acaricia tu paso al suspiro del árbol
y al carisma del sol.

Así pasas despacio entre agrestes sonrisas;
desnudando en el aire tu aroma de flor,
subyugando miradas y despreciando signos
de encendidos susurros a tu alrededor.

Muñeca de carne, llena de vacíos,
aprovecha las horas que lentas se nos dan.
Busca en tu camino lo que has ido logrando
ya que es corto en el tiempo lo sutil deseo
y largo el sendero del vivir por pasar.

Aprovecha el tiempo donde te deshojan
como crisantemo de largo durar
porque del impulso lento de tu tiempo
que pasa sin verte, 
¿quién te va a curar?
¿quién te va cuidar?


234Ven, el final...







 ¡Ven! el final y el principio se acercan.
Hay cantos en la noche y en el aire alegría.
¡Ven nueva aurora! que el camino del mal termina.
 El destello del azul del cielo calienta el ser.
Y el jacinto de los rayos del sol rompe la tarde.
Los sueños se evaporan en imágenes de vida.
Y la espesura de la mentira no paraliza el alma.


¡Ven! acerca la verdad a mi vida.
Descubre los cantos nuevos que despiertan la risa.
Deja liviana la mente que aún en el dolor respire.
Y cierra, en el abismo de los años, las penas escondidas.


¡Ven! en la distancia te espera el amor perdido
y podrás gustar el secreto profundo del bien conseguido.


¡Ven de lo lejano!
 ¡Haz nido en mis días!



233Verde mar




Verde mar de algas infinitas

que destierra el beso de la noche opaca

y surge, entre las aguas sembradoras de espumas,

como ágil sortilegio de sueños ya cumplidos.


¿Quién rompió la mañana cantando entre las rocas

donde el río toca su sonata de frío

y el rescoldo del sol alumbra el agua

para decirle al pez que escape de sus trinos?.


Si el ser vagara dulce por el llanto

de tanta risa que el tiempo ha desoído

y siguiéndole el rastro a la tristeza

gimiera en el amor ya conseguido:

sí al final el rostro se mojara

con lagrimas de sal, pimienta y vino

y se pudiera escoger a algunas olas

que llevaran al mar los tiempos idos.


Si mi alma supiera donde el viento

empuja la verdad que siembra vida,

recogería en mi seno la belleza

de saber que he llorado de alegría.


miércoles, 11 de noviembre de 2009

232Tú que has sembrado.




Tú que has sembrado en el viento
la esperanza;
razón de piedra, mano de risas,
enferma de no-amor, inesperada.
Llegué a tus ojos el día de las sombras,
partiré de ti cuando ya sea;
y mientras tanto:
tiempo, dolor,
suspiros y tragedias.
Pon tu mano en la mía
y haremos solos un largo camino.
Pon tu mano en la mía,
tu corazón arriba
y la brisa en las hojas de tu pelo.
Cierra los ojos y abre la ventana
a la vida, y…
ven suave a donde está en lo oscuro,
tu luz y la mía.

¡Caja de sorpresas, amiga mía!
Reías anoche, reías, reías,
raudal de cristales cayendo al vacío
y el viento buscando tu seno y el mío,
camino del puerto donde no hay olvido.

231Vaciarme.






Vaciarme como el río cuando llega al mar;
vaciarme pero no morir.
Morir, muere el antiguo asalto de los siglos
a mi memoria.
Morir, mueren los malos recuerdos en mi interior.
Morir, muere el tiempo vivido, en cuanto tiempo.
Morir, muere la hoja en el otoño
y el perro con los años.
Morir, muere en fin, la flor, el día, el viento
y otras cosas…
pero no yo.
¿Saberlo?
¿Cómo saber si no he vivido mi muerte?
Si no he estado más allá del morir.
¿Cómo probar lo improbable?
Y…
¿Cómo creer sin probar?
Y sin embargo…
Morir yo
¡jamás!
Pero quizás, cuando se lea esto,
alguien dirá:
¡Pero si ya murió!
y  riendo, mis palabras, lo estarán mirando
y le dirán:
pero no yo.


martes, 10 de noviembre de 2009

230En cierto momento,




En cierto momento,
el hombre tiene que decidir;
arriesgarse para hallar el camino inédito de su vida,
tomar a cuestas el fardo de sus dudas
e ir por un solo sendero,
empujando el ser en busca de sus sueños.

lunes, 9 de noviembre de 2009

229Déjame llegar.




Déjame llegar, déjame llegar
una noche a tu ser, a tu cuerpo…
despacio… sigilosamente…
como si esperaras mi venida,
a cada instante,
en cualquier momento,
siempre…
Abre el caudal suave de tus sueños ocultos,
suelta los miedos
y recibe mi ser acariciante
para que seamos la unidad profunda,
por un instante,
en el dormido aparecer del tiempo.
¡Tengo tantas ansias de ti!
¡Tantas semillas he sembrado en seres ajenos!
¡Tantos vacíos perfuman mi alma!
Y…
¡Tantas ilusiones mueren cada día!

Como no abrir mi cofre
al oculto rencor acumulado
y no sentir la vida lejana y dolorida
si partí de ti sin haberte hallado.

Como no sentir el alma trepanada,
el ausente cercano y el olvidado enfrente;
si en los ojos se formaban ríos
porque te pensaba.

Como no ser en ti acariciado,
holocausto del nombre renacido,
del sentir de nuevo recobrado.

Déjame existir…
tú, pasajera del nuevo amanecer
o haz que la ilusión no sea en vano…