VARIOS


ADVERTENCIA

Las fotos que se insertan en este blog son propiedad de: Jorge Eduardo Lastra Nedwetzki (excepto las tres primeras a la izquierda de esta página). Están tomadas en diferentes paises: España, Portugal, Francia, Alemania, Austria y Venezuela. Las de éste último país son de : Arturo Guillermo Lastra Nedwetzki.

La supervisión técnica del blog está a cargo de: David Alejandro Lastra Nedwetzki.

MIS POEMAS FAVORITOS :
180Susurros del viento.181Balada de otoño. 182La oscuridad es el manto. 184He anclado mi barco. 185Toda hermosa. 186Busca el mar. 29El poeta ha muerto.
Después añadiré otros.

Esto, por supuesto, es subjetivo; cada ser tiene su propia percepción y pocas veces somos iguales en ello

Están situados en Octubre 2009, noviembre 2009 y Junio 2006 la última.

ANUNCIO:Estas mismas poesías pueden leerse en:
http://pateremon2.wordpress.com/

Tambien en: http://pateremon2.tumblr.com/


---------------------------

sábado, 31 de octubre de 2009

215Bajo el Arco Iris (Foto tomada de Wikipedia)




Bajó el Iris del cielo en colores sutiles.
Navegó hacia la sombra donde se mece el viento.
Ignoró las ciudades, los hombres y sus yerros.
Cavando en la distancia un lugar para el canto
donde el ser se repone del terror del pasado.


A mi mirada opaca puso puentes de luz.


Desenterró su espada el llanto de las nubes
y voló sobre el césped donde reposas tú.


Velero misterioso de tonos increíbles,
cuyas velas traspasa en quejidos el sol.
Por el mar que navegas sólo nubes te tapan
y mi alma te espera con radiante clamor.


Cascada iridiscente de plenitud esquiva,
pues tan frágil sustancia te hace aparecer:
como agua de lluvia y rayos de poniente
 o gotas de rocío y luz de amanecer.

viernes, 30 de octubre de 2009

214Me ha llegado un suspiro




Me ha llegado un suspiro del profundo pensar
en las cosas inmensas del ser.
Me ha tocado en el ente, a mitad de la noche,
y no sé porqué.
Acaricié el espacio donde estaba la vida,
susurré a la distancia un lamento de amor,
confundido en mi todo la luz y los vacíos,
abrí sitio al enigma del por qué sé que soy..
El callado silencio de gritos contenidos
que aterraron el alma del paisaje invernal
y soltaron las furias del rencor disfrazado
en el sitio guardado del no saber amar.
Me sumergí en Tu espuma para limpiar mi fango
y el agua de Tu vida purificó mi ser.
Guadaña del destino que recorta los tiempos
y hace con los hombres un nuevo amanecer.
Y voy por tu sendero esquivando el abismo,
los barrancos de miedos, de dudas y de hacer,
con los ojos llorando lágrimas de fuego,
 en un inmenso canto de esperanza y de fe.



jueves, 29 de octubre de 2009

213Epístola a mi tiempo




Querida noche de cúmulos y besos.
Querida tarde de rojos y deseos.
Querido mundo donde mi ser habita.
Queridos seres con quienes luzco vida.
En el lejano hablar de mundos culturales
envuelto en cosas nuevas y palabras vacías,
extraño el espíritu de tiempos ya pasados
en los cuales no encuentro la agonía
que agobia al mundo donde ahora calzo
la historia.
Mi pies son como huella en una playa
donde el mar traduce la sombra de su paso.
Y borra en las arenas lo que no sea del agua,
el ritmo y su regazo.
La ruta del tiempo que transcurre
está sembrada de vientos de locura.
Los seres que respiran este aire
son ajenos a la luz del Ente que los roza
con su dedo de eternas hermosuras.
Envueltos en destellos de sí mismo
donde creen encontrar mundos perfectos,
ignoran la distancia que separa al Ser,
de las formas donde el hombre intenta
imitar la imagen de la vida y la materia.
No dibujes tus sueños en los cielos
pues siembras en vacíos tus ideas.
No quieras construir tierras eternas
donde sólo se cosechan resplandores
de conciencia.


miércoles, 28 de octubre de 2009

212Silente diferencia






Silente diferencia, céfiro de calma, unidos vida a vida,
marcada remembranza que exhala proximidad y cercanía.


Mi ser toca tu ropa, suspira entre tu acento,
acoge la distancia y la hace sustento de tu alma
en el tiempo.
En tu tiempo y en el llanto callado de mi ser que resbala
junto a la promiscua línea de tu boca.


Te acaricio toda.
Sólo dejo tu piel enrevesada 
cuando ahíto del rubor de tu seno, 
me deslizo suave entre tu pelo
y abrazo tu cuerpo, desnudo de linos y recelos
hasta hartarte de mimos y caricias
con quejidos tejidos de silencios.
¡Ah¡ el silencio... el silencio


Como expresar la dicha, la dulzura, el alisio tenue
de tu aliento,
el escape de tu vientre entre mis manos y el fuego
de mi ser entre tus dedos que narran
las curvas de tu cuerpo, 
en susurros de placidos lamentos.

¡Ah los silencios!.. tu silencio. 


martes, 27 de octubre de 2009

211Payasos del mundo





El payaso miró su cara en el espejo;
 blanca mirada, blanca la cara,
blando el acento:
y no vio nada.
Salió a la pista y frunció el ceño.
No escucho a nadie que le hablara quedo.
Hubo un silencio...
Hubo un momento ..
y luego risas, calor, y desconcierto.
Cuanta ilusión vana se viste de blanco
su cara disfraza y esconde su llanto.
Payasos del mundo que hacen reír
sólo así se esconden de querer morir.
Payasos de otros que hombres no son,
recuerdos de un niño y de una ilusión.
Y ellos reían, reían del tiempo
en que el otro mostraba su faz,
su contexto de pobre persona
perdida en el tiempo de sus sueños rotos.
Y el mal... y el mal... adentro..... 


lunes, 26 de octubre de 2009

210Abrí mis ojos al día






Abrí mis ojos al día y mi mente al silencio.
Corrió el sol la puerta de la noche
y penetró la luz hasta la tierra.
¡Ah la esperada, la florida, la amada!
Con mil colores y roce de hojas nuevas:
¡Ah, la querida y dulce primavera!


Cerré mis penas y olvidé mis cuitas al abrirme,
en mis venas, corrió la sangre nueva.
Entró un canto de vida y esperanza
y llegó a mi ser la nueva era.
¡Ah el rumbo que han tomado las cosas!
Que parecen, al momento, injustas y extranjeras.
¡Ah que hermoso es mi canto en primavera!


Volví al lugar de tantas alegrías
y el ser se encontró cegado en ellas.
Subí corriendo al monte de mis sueños
y volé sobre el rostro de mi guerra.
¡Ah las noches que pasaron y murieron!
Que marcaron el rumbo de una vida.
 ¡Ah que grato es estar en primavera! 


Recé en la noche al Ser que está en mi mismo;
y encontré en la oración paz y sosiego.
Alcé mis ojos a la imagen bendita
y oré en silencio sin que nadie me oyera.
¡Ah las lágrimas buenas que lavaron mi alma
que curaron el dolor de tantas penas!
¡Ah que gracia sentir la primavera!


viernes, 23 de octubre de 2009

209Cuando encuentre otros ojos...









Cuando encuentre otros ojos
de otro color, otra mañana.

Y vuelva mi rostro hacia ellos
para ver su mirada...
Soñaré en la noche
o no soñaré nada.

El ángel de la vida.

El ángel de la muerte,
espera en la distancia.

Y antes quiero verte, oírte, desearte
y decirte que el sueño se ha cumplido
al amarte y amarme,
soñando a estar unidos
en el silencio eterno de la suerte.

jueves, 22 de octubre de 2009

208Rompía






Rompía, la luz, el mimbre de la tarde
acariciando, en velos, el azul de las olas;
el alma se expandía en surcos de recuerdos
y gajos ardientes de arenas sucumbían
al calor del estío.

Buscando iba el recuerdo el rastro de la vida,
donde mora una espada forjada sin caricias
en fuegos escarlatas y esencias solitarias.
Caracoles de conchas estriadas de sueños.
Navíos de distancia.
Mares de cinco vientos.
Abriendo… Abriendo.

Contaba la distancia la permuta
del día
y la vela canaza huía a la deriva
por la oscura caverna de repasos
de esencias perdidas.

No se soltó el amarre, nunca se
volvió herida,
permaneció adentro sola, triste y amada,
roja y abierta.


207En la arena.






En la arena riela el sol que la despierta,
juntando destellos, esclavos del aire,
en la playa desierta.


Y las olas, jugando a ser cometas,
alisando espacios con surcos de belleza,
mientras el mar invoca a la dicha terrena.


Solo voy en el trance, con el cielo en la mano,
pisando ya las olas, ya los surcos leales;
mientras canto en mi alma, con antiguos acentos,
los millones de hombres que lloraron al verlos.


¿Cúanto instante encubierto sobre la misma arena,
desde el mismo mar, por el mismo viento?
¿Cúanto amor esparcido? ¿Cúanto secreto muerto?...


La arena se amansaba en la ola que tiembla,
y mi ser la escuchaba con ternura diversa.


Sólo el viento movía el suspirar del tiempo...


Y aún ahora me alcanza... su recuerdo.


206¡Ay de mí!








 Porque mi alma espera en el silencio
el paso de la luz que la redima.


Porque la noche no queme mis entrañas
antes del resplandor que la ilumine.


Porque el morir no sea mas pesante
que el deseo de vivir revalidado;
espero en las cenizas de mi historia
al sollozo de gritar siempre:
¡victoria!


Ya que la oscuridad, perdido su sentido,
camine ciega lejos de la sombras.
Y alzando el vuelo, la campana
repique de esperanza en ese día.
Tocaré sinfonias de vida sin descanso
para juntar a la puerta del deseo
la ilusión pedida.


¡Ay de mi que recuerdo la esperaza
de tantas iusiones reprimidas!
Que volveran en los sueños cambiadas
en años y meses de alegrias.


¡Ay de mi! que quisiera ya olvidarme
de aquello que llorando redimia
y navega en las aguas ahogando
el amor que nunca conseguía.


¡Ay de mi!
Libre en la via.

205Alimento las horas...







Alimento las horas con bucles de sueños
y repito al viento el canto del sufrir
como nube que pasa oscureciendo el cielo
vivo sin ti.


Las profundas verdades que juegan a escondidas
no suenan todavía bajo el palio inmortal
y rozando la nada envuelta en el misterio
pido más.


Quisiera ser al tiempo inmensidad de vida
Quisiera no sentir el peso del pasar
pero la lluvia fina del tiempo transcurrido
me hace esperar.


¿Qué canción quiere el alma cantar a lo perdido?
¿Qué sentido refleja el valor de aceptar?
¿Dónde huye el silencio su caricia de alivio
y no la deja en paz?.


Me pide el relamido susurro de lo ignoto
que derobe la vida y marche hacia el final
donde está empañada la fuente consagrada
al destino de amar.


Pero será el día que libere mi alma
y su luz brillará.

miércoles, 21 de octubre de 2009

204Desiste







Desiste, deja el camino,
suelta los vientos y las horas,
no quieras la noche que cobijas,
envuelve en malva tus quejidos
y no llores más...
no llores...


Tu llanto tiene especies del rocio
que baña la espuma de las olas
y canta en la noche del invierno
llenado de luz tus dias solos.


Tu llanto está lleno de sonrisas,
no es la lágrima triste y destemplada
que lega la tristeza a quien la escucha;
es el peso del alma descargando su queja
por la vida de olvidos que ha llevado.


Tu llanto es despliegue de verdades
hacia el infito inmenso de la suerte
que graba en los rincones de los seres
el destino de dolor y de desplante,
con que el mal azota a la inocencia.


Por eso envolverá la paz al hombre triste
cuya queja trepa hasta la misma fuente,
donde resida la Verdad que llena el mundo
la dulzura, la calma y la Conciencia

martes, 20 de octubre de 2009

203El pasado envolvió...






Una tarde el pasado envolvió mi mente
y no pude seguir.


Cuando se muere más de una vez
ya no se creé en mentiras
ni se baña de espuma blanca el dolor del ser.


Pero decir quien soy, en éste tiempo,
es como querer atrapar el hilo de los sueños,
en los rayos de luz de la mañana;
o querer que la niebla de los tiempos idos,
suspire al llanto escondido del amor que no pude dar.


O sea, no es posible hablar de aquello
que no cabe en las palabras
y como no puede soltarse de uno mismo,
acampa en otras latitudes extranjeras,
lejos del fuego de vida que lo vio nacer.


Mió soy, pero no por mí,
vengo de otro lugar, no recordada;
donde no fui yo, sino pensado.

lunes, 19 de octubre de 2009

202Acaricia acaso...







Acaricia, acaso, la palabra
el alma de la roca y la disipa?.
Susurra el aire el rumbo a la rosada nube
que navega en alas de la aurora?.
O quizás, el implacable mar resuella
en sus húmedos lamentos,
acariciando el agua de la espuma
que el sol eleva hacia el anciano cielo?


¿Dónde has cobijado el fantasma de tus sueños
y herido a la noche de tu alma?.
¿A dónde fuiste buscado un amor nuevo,
sino en tu ilusión y los "te quiero"?.
Porque los densos portales de tu mente
y las perennes esclusas de tu alma:
ya han probado el amor
ya han gustado los celos,
ya han bebido los besos
y prendido, en lo extraño,
la ardiente llama del deseo.


¿Que quedó del pasado, sito en tus recuerdos?.
¿Cuanta estrella brilló cuando terminó el cuento?
El cuento de hadas en que el príncipe azul
llevaría a su amada por praderas de plata
y senderos floridos hacia el rey de la luz.


Se acabaron los sueños, se empañó hasta la calma,
se quebraron los rezos e intemperies del alma
y quedó sólo el fruto que aún guardan tus entrañas:
tus hijos, tus recuerdos, tus adiós y tus lágrimas....



domingo, 18 de octubre de 2009

200 Oculto en el rincón..









Oculto en el rincón ignoto de mi mente,
navegas en mi instinto llenándolo de viento;
de viento huracanado o de brisa de otoño.
Horadas mis pasiones y despiertas mis sueños,
oculto en el silencio de un pasado remoto.
Eres sombra en mi ser que lleva la esperanza
del regreso al hogar.


Callando en la distancia entre mi cuerpo y alma,
escondes el misterio de un infinito amor,
lugar que has escogido para darte silente,
a aquel que lo consiente y acepta tu intención.
Te ocultas en el tiempo y vives en mi fe,
solícito y atento a mi pasar y hacer.
¿Qué buscas en mi triste, cansado y pobre ser?.
Elevarme a la vida, que Tú siempre has tenido,
juntar en tus jardines a los que vas guardar.
Consentir que en el tiempo restante de mi vida,
aprenda dónde, cómo, por qué..
y cuando amar...

199Un lamento en la noche.







Un lamento en la noche,

un lamento.


Que retuerce, encadena


y lleva el viento.


Un lamento profundo triste y desolado


hundido en el recuerdo de lo amado.


Encanto de la luz amenazada


por el embrujo absurdo de la nada.

198Nos fuimos cayendo






Y nos fuimos cayendo...


como horas del día...


como hojas del tiempo...


como adiós a la vida.


Uno a uno, callados y sin una sonrisa.


Y la frente del alma la pusimos marchita.


Y sin verter lágrimas que el aire solicita,


sin riego del pasado cuyos surcos olvidan:


recogimos los nombres sin saber dónde iban.

197Sed de eternidad.






Yo tengo sed de eternidad,
sino mi alma cabalgaría vacía
en pos de un sueño.
Un sueño de hombre irreal y frágil
que alimenta el chillido de las sombras
y sostiene una vida seca, de agua ennegrecida.
Tengo sed de eternidad,
perdida la alegría en el destierro
y la confianza en las obras humanas.
Retiro mi ser del camino en la noche del alma.
Y llevo mi esperanza a palabras mayores
que hablan de fe, caridad y confianza.
Sed de eternidad,
Asumido el riesgo de lo ignoto.
Cruzando puentes sin destino
con la duda a cuestas
y la faz expuesta y cubierta
de sudor, polvo y lágrimas,
ando a ciegas.
Sólo y peregrino.
Eternidad,
palabra sin final.
Espacio de dicha.....

196Destapas de mi olvido.








Destapas de mi olvido los recuerdos y un beso
sin ocultar el nombre donde mi ser creció.
Cosechas del pasado los extraños momentos,
las noticias y el tiempo que han formado mi yo.
Caminos imposibles de sembrar en el viento.
Senderos de razones que la pena guardaba
y el suspiro del día donde el destino quita
el amor que esperaba.
Me oculté, una noche, en lo oscuro del alma,
me guareció un espeso y profundo pesar.
Escapé de mi mismo, de mi ser y la calma,
de la suave ternura que no pude encontrar.
Grité enfrente del sino oleadas de fuego.
El curso de los ríos intenté despertar.
Las estrellas contaba.
La razón no regía.
El ser todo temblaba.
Y del ligero surco que dejó mi cansancio
esperada y oscura, la canción renació.
Y se hizo un silencio tan distinto y tan denso
que, rompiendo distancias y poblando desiertos
el pasado:
volvió.

sábado, 17 de octubre de 2009

195Siempre habrá un instante..









Siempre habrá un instante
nuevo como la vida,
sino, no se hará nada,
pues lo pasado
nunca está en nuestra mano,
siempre está de partida.


Nosotros transitamos la senda
repetida,
donde otros lograron lo que no le pedian.
Sembremos horizontes de amor y de esperanza
o no habrá otro día,
ni otra luz,
ni más almas.

194Recogerás del aire..










Recogerás del aire la semilla lanzada
al viento en primavera y caerá a la tierra,
la fértil alfombra de humus que acoge la vida.
Y cuando el sol caliente la mañana,
desgajando el frío,
encontrarás el impulso para ir hacia arriba
y subirás al calor de la tarde en la pradera;
para florecer en los primeros días del verano
muriendo en el invierno sin daño.


Y tus hijos verán los nuevos soles
y florecerán en nuevas primaveras
hasta que el cielo pierda su descanso
y también muera.

193En la noche oscura.









En la noche oscura,
las intrusas gotas de lluvia,
forman un espejo con rayos de luna.


Su ruido golpea el oído mudo
el alma de piedra.


Y suda el silencio ausencia de grillos:
y callan los perros su eterno ladrido.


En la noche en calma...
viajeras gotas,
perfuman el aire de luz misteriosa.


Todo es un suave murmullo de brisa
y el alma se expande callada y tranquila
en la noche alada,
de cantos de hojas,
de restos de nubes,
de esencias extrañas
y misterios solos.


192Lejos de Tí..










Lejos de Ti, en Ti y no olvidado.

El sueño tiene el sabor de lo encontrado.

La vida lamenta no ser siempre más vida
y el viento sopla hacia la tarde al día.

Tú, el no pensable,
la forma augusta en donde todo gira.

El no pensado, el no creado, el no hecho.

Cuchillo de ser que talla el cielo.

A quien se inclina mi cuerpo, alma y mente,
en quien me ser se aplaca y apacigua.

Convierte mis pasos, esculpe mi mente,
agranda mi alma, sé paciente
con mi avanzar torpe y mi falta de aliento.

Recoge mis cenizas a tu paso
cuando venga la aurora prometida
y llévalas al lugar de la luz, a tu lado,
para que no estén solas.

Porque hay muchas lágrimas...
y pocas cosas que las puedan secar
y volverlas preciosas.

 

miércoles, 14 de octubre de 2009

191Allí donde encuentres el amor...









Allí, donde encuentres al amor, quédate...
porque hay pocos lugares donde juega.


Allí donde el amor hace su brisa, quédate...
porque no hay dentro del bosque muchas higueras.


Donde hay amor se enjuga cualquier lágrima
y la tarde sabe a viento de verano.


El silencio se puebla de sonrisas
y parece que hay en cada día un año.


Si te contaran que el amor es sobrio
o que se oculta tras lo bello y caro
o que sólo seduce a las alma más simples
o a las que son, de inteligencia, enanos;
si quisieran venderte el oropel mundano
de la sonrisa vana y la mente vacía:
llena tu ser del universo entero
y, allí, donde encuentres al amor,
haz un sendero
que lleve tu alma hasta lo amado.