VARIOS


ADVERTENCIA

Las fotos que se insertan en este blog son propiedad de: Jorge Eduardo Lastra Nedwetzki (excepto las tres primeras a la izquierda de esta página). Están tomadas en diferentes paises: España, Portugal, Francia, Alemania, Austria y Venezuela. Las de éste último país son de : Arturo Guillermo Lastra Nedwetzki.

La supervisión técnica del blog está a cargo de: David Alejandro Lastra Nedwetzki.

MIS POEMAS FAVORITOS :
180Susurros del viento.181Balada de otoño. 182La oscuridad es el manto. 184He anclado mi barco. 185Toda hermosa. 186Busca el mar. 29El poeta ha muerto.
Después añadiré otros.

Esto, por supuesto, es subjetivo; cada ser tiene su propia percepción y pocas veces somos iguales en ello

Están situados en Octubre 2009, noviembre 2009 y Junio 2006 la última.

ANUNCIO:Estas mismas poesías pueden leerse en:
http://pateremon2.wordpress.com/

Tambien en: http://pateremon2.tumblr.com/


---------------------------

viernes, 26 de enero de 2007

141Dame un poco de tiempo...






Dame un poco de tiempo
para contemplar el violento celo
de las cosas que suben a mi memoria.

Si pudieras ver al ser estrujado,
hundido y cauteloso,
en su querida prisión corporal;
y sentir, más bien vivenciar,
toda la locura humana
que huye del silencio de si mismo,
buscando la arcaica caverna
del dorado placer:
siempre impecable.

Cómo no sentir el alma lacerada
ante el sufrimiento ajeno
y el dolor, teñido de risas
siempre falsas y de ruidos
nunca penetrados ni amigos;
si eres tan ajeno a ti
como amigo de lo que viola
la prístina claridad de tu infinito ser.

¿Cómo llevarte, otra vez, a la
orilla mansa, de verde rivera
y corazón amigo;
si ignoras en que lugar está tú propio deseo?
Si tan extraño eres a ti mismo
como el universo entero
a la perdida hormiga que yergue
en la selva su hormiguero.
¿A dónde conducir tu ser descarriado?
¡Perdido mundo!
¡Fuente de la vida!
Si niegas tu imagen en el espejo ajeno
y corrompes el alma,
tu alma inmortal desconocida.
¡Sufre!
Pues las cicatrices de la herida
cambiaran tu rostro,
para que la sonrisa perdida de lo humano
penetre en ti,
como invisible dolor extraviado,
de la suave verdad que siempre ignoras.



No hay comentarios.: